Media.

«Oblígame a respirar«: el sexo y la locura nos igualan.